4 consejos financieros que la mayoría de los emprendedores aprende por las malas – Revista Emprendedores

No te contamos nada nuevo si decimos que la gestión financiera de una empresa es clave para su viabilidad. Lo que no es tan obvio cuando arrancas es…

a gestión de una empresa supone mucho más que el desarrollo de un producto o un servicio. Aspectos clave como la organización interna, la tesorería, las tareas comerciales, la atención a la cliente o al equipo de trabajo se descuidan con la vorágine del día a día, y los objetivos clave de la empresa se descuidan.

1. Desarrolla técnicas para evitar impagos y morosos. Establece las condiciones de venta bien claras en cada operación, dejando claro las condiciones de pago. En este caso, suele estar bien disponer de un contrato estable y negociado con algún asesor fiscal y/o experto en temas de mercantil. También es muy importante buscar e implementar en la empresa mínimas herramientas que te permitan la gestión integral de los pagos y los cobros. En todos los negocios la tesorería es algo importante pero en unos más importante que en otros. Una mala gestión de la tesorería puede hacer fracasar a una empresa aún cuando tiene una buena política comercial y un buen producto o servicio. La gestión y la planificación, una vez más, han de ser prioridades sobre las que apoyar la empresa para crecer.

2. Asegúrate de tener un buen colchón financiero. No se puede depender de subvenciones y ayudas públicas para el inicio de la actividad, sino de la clientela que seas capaz de buscarte. Es difícil hacerse con recursos propios desde el principio por eso hay que meditar muy bien el modelo de negocio que se tiene, cuánto tiempo pasará hasta que se empiece a facturar (porque los costes empiezan a aparecer desde el primer minuto de actividad). Elegir el momento de lanzarse a la actividad emprendedora es quizás el mejor consejo que se puede dar a una persona que está pensando en ello. Cierto es que en esa planificación financiera y estratégica del negocio en su conjunto es donde debe establecerse también el tiempo óptimo de lanzamiento de la actividad.

Continua >>

Fuente: http://www.emprendedores.es

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario