Cómo vender en Facebook

Cuando hablamos de vender en Facebook, no nos referimos a que tengas una página de empresa sin más o un catálogo estático. Esta red es la única que permite crear una tienda integrada en la que el usuario puede cerrar todo el proceso y pagar. Aprovéchalo porque hablamos de 800 millones de potenciales clientes (más de 15 en España). En cuanto a la forma de vender, hay muchos formatos de tiendas, que básicamente se pueden resumir en dos  ideas:

Integrar tu oferta en Facebook. Creas un catálogo de productos en tu página de empresa, donde pueden hacer todo el pedido y cerrar  el proceso de compra. La oferta de productos no tiene por qué ser la misma que tienes en tu comercio. Es más, lo ideal es que no lo sea (ya lo dijimos al hablar de cómo fomentar las recomendaciones y lo corroboran los ejemplos de abajo).

A la hora de cobrar, puedes hacerlo dentro de la red o en tu tienda de siempre (les redireccionas a tu comercio online). ¿Cuál de las dos opciones es la mejor? Sin duda, lo ideal es que no tengan que salir fuera. Pero, la segunda elección “puede ser una solución hasta que la gente se acostumbre a comprar en un nuevo entorno como es Facebook. La venta en redes, como en el comercio online, depende de la facilidad con la que el usuario pueda realizar la compra y de la confianza. Las dos cosas son importantes”, explica Christian Rojo, director de proyectos de Fanquimia.

Lo que no puedes olvidar en este caso  es generar comunidad entre las dos tiendas, llevando fans desde la web de siempre y al revés. ¿Cómo? Aplicando en tu comercio de siempre todos los botones sociales que puedas (lo explicamos en las páginas dedicadas a la tecnología).

Una tienda exclusiva en esta red. Se trata de crear desde cero tu comercio. Es una solución sencilla, si no tienes un comercio online y vas a crear tu negocio de la nada. ¿Tiene sentido estar en Facebook sin tener presencia fuera? Para algunas pymes puede ser una ventaja por la facilidad para llegar a potenciales clientes con menos coste que si crearan un comercio fuera de la red social.  Eso sí, debes tener en cuenta que “Facebook no es del todo gratis, requiere inversión de tiempo para captar a los fans, conversar, interactuar, ofrecer valor añadido…”, dice Fernando Aparicio, director de Social Commerce de Amvos Consulting.En definitiva, los clientes no van a llegar solos. Sin más. “Cuanto más joven sea tu público  más posibilidades hay de que tenga interés en comprar en Facebook. Y, en general, los productos de nicho o temáticos son los que mejor encajan con la filosofía de las redes. Si ya tienes una comunidad o puedes generar una en torno a una serie de aficiones o valores comunes, será más sencillo que esa comunidad quiera realizar compras sociales, porque va a encontrar personas que le aconsejen, compartirá experiencias futuras, porque va a sentirse parte de algo más grande”, afirma Rojo

Continua >>

Fuente: www.emprendedores.es

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario