Las Sociedades Civiles en 2016

La reforma fiscal aprobada establece que las Sociedades Civiles con objeto mercantil pasarán a tributar, a partir del 1 de enero del 2016 en el Impuesto de Sociedades, lo cual es un cambio muy importante para este tipo de entidades.

Esta medida suscita muchas dudas especialmente para los socios de sociedades civiles, a los que afecta directamente, y esperamos ayudar a aclararlas con este post que nos ha salido un poco largo (si te aburres ves directamente al resumen del final). Seguimos a la espera de que la Administración Tributaria aporte más luz sobre la forma de proceder, mediante notas o consultas.

Con la redacción de la nueva Ley del Impuesto de sociedades, Ley 27/2014, de 27 de noviembre, se especifican los sujetos pasivos del Impuesto  de Sociedades:

Artículo 7. Contribuyentes

Serán contribuyentes del Impuesto, cuando tengan su residencia en territorio español:

a) Las personas jurídicas, excluidas las sociedades civiles que no tengan objeto mercantil.

¿Qué se entiende por objeto mercantil?

Para determinar si una sociedad civil tiene  objeto mercantil debemos acudir al Código de Comercio y resto de leyes tributarias. La actividad mercantil es toda aquella actividad relacionada con el derecho mercantil. Es decir, aquellas actividades o servicios que se relacionen con el mercado…. el espectro es tan amplio que casi resulta más fácil determinar las actividades que no se consideran mercantiles.

El Código de Comercio, indica que “no tienen objeto mercantil las actividades agrarias, forestales, mineras y profesionales”. Como veis, esta definición sigue siendo muy amplia y habrá que analizar cada caso en concreto, más allá de los epígrafes del I.A.E., determinando la tipología de actividad económica que realiza la sociedad. Esperamos que la Administración tributaria aclare pronto estas cuestiones para evitar la inseguridad jurídica a la hora de tomar decisiones.

En el caso de actividades como bares, peluquerías, tiendas de ropa, talleres mecánicos, farmacias, supermercados, etc. está claro que tienen objeto mercantil.

¿Cómo tributan las sociedades civiles en la actualidad?

Las sociedades civiles actualmente tributan en régimen de atribución de rentas, es decir cada uno de los socios tributa en su IRPF personal por los rendimientos obtenidos por la sociedad civil en base a su porcentaje de participación. Es decir, el rendimiento de la sociedad civil se incorpora a la declaración de cada uno de los partícipes pero sólo en la proporción que éstos declaran. Estos rendimientos tributarán al tipo correspondiente a cada socio, en función de los otros rendimientos que éstos obtengan, aplicando las tablas de gravamen de IRPF.

¿Cómo tributarán las sociedades civiles en 2016?

En 2016 las sociedades civiles que tengan objeto mercantil, que vienen tributando en régimen de atribución de rentas, pasarán a ser contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades al tipo fijo del 25%. Las que no tengan objeto mercantil, seguirán como hasta ahora. 

¿Y cuáles serán sus obligaciones contables y fiscales?

No sólo quedarán sometidas al mismo tipo de gravamen general que las sociedades limitadas o anónimas, sino que además pasarán a tener unas obligaciones fiscales y contables similares a las de una sociedad mercantil (llevar la contabilidad ajustada al Código de Comercio, presentación de Cuentas Anuales, liquidación del Impuesto sobre Sociedades). Has leído bien, habrá que presentar las Cuentas Anuales en el Registro Mercantil.

Teniendo en cuenta que hay muchas sociedades civiles que son negocios familiares con una facturación reducida, todo esto les complica enormemente la gestión de su negocio. Los asesores de empresas seguramente tendremos más trabajo, pero en nuestra humilde opinión la Administración debería simplificar y facilitar todo lo posible los trámites para que cualquier persona que tenga un negocio pueda hacerse cargo de cumplir con los mismos, y que si contrata un asesor sea porque le apetece externalizar y optimizar esa parte. Se trata de fomentar el autoempleo y empleo y no basta con eliminar las trabas a la creación de empresas, también hay que aliviar la carga burocrática que supone el papeleo de la gestión del negocio para los autónomos. Bueno, lanzamos al aire nuestras reflexiones a ver si nos escucha alguien por ahí arriba.

Continua >>

Fuente: http://www.asesoriazaragoza.es – Afiris

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario