No emprendas

Quince años hace ya que emprendí por primera vez, claro que entonces no se llamaba emprender. Yo creo que fue por causalidad. Una cadena de acontecimientos me llevaron a tomar esa decisión. Entonces, yo decía que me “había puesto por mi cuenta.”  No existían los emprendedores. No tenía sentimiento de pertenencia a ningún colectivo sino más bien todo lo contrario. Con el tiempo, nuestra empresa, porque emprendí en pareja,  empezó a crecer y a ganar clientes y cuentas importantes. Tampoco le dábamos mucha importancia a esto. Pensabamos que todo era fruto del trabajo.  Recuerdo cuando una vez me invitaron a una cena de Jóvenes Empresarios contesté ¿Y qué pinto yo allí?

Ha pasado mucho tiempo y muchas cosas desde entonces. He emprendido y emprendo proyectos que me apasionan, en los que creo y que me hacen crecer, pero ahora si tengo plena conciencia de mi condición. Sé lo que es disfrutar, y también lo mucho que se sufre. Y ahora este modo de vida se me ha pegado a la piel.  Y si, me siento parte de un colectivo con el que estoy muy comprometida.

Ultimamente observo que ser emprendedor está de moda, y el discurso que rodea a los emprendedores está empezando a aturdirme y a saturarme un poco. Y lo peor es que las modas pasan, y acabaremos como siempre… bastante solos.  Pero ahora el concepto emprendedor está en boca de todos, van a hacer un programa de televisión o varios, con el que estamos francamente horrorizados… y la mayoria de las administraciones e instituciones tienen un programa de apoyo al emprendedor. Administraciones que han demostrado muchas veces su incapacidad para plantear soluciones que impulsen iniciativas de calidad que creen empresas y empleo. Y programas que no ayudan a que esos emprendimientos se consoliden más allá del primer año.

En el estudio GEM ESPAÑA 2012, se refleja un dato que me llama mucho la atención; aunque la tasa emprendedora se ha mantenido en 2012 en España en un 5,7 %,  si se ha notado una crecimiento de los emprendedores potenciales, o personas que se plantean emprender,  pero este dato contrasta sin embargo con el importante crecimiento del porcentaje de abandono de emprendimientos e iniciativas empresariales en el 2012, lo cual descompensa en negativo esta balanza. Y es que emprender no es facil.

En España hay un déficit enorme de iniciativa empresarial, de educación emprendedora, de cultura del esfuerzo y el sacrificio. Pero también es cierto que se utiliza con cierta frivolidad este concepto de emprendedor, algo de lo que estamos hasta las narices.  Hartos de planteamientos donde parece que emprender es el camino para alcanzar tus sueños, la solución de tus problemas. Los que hemos emprendido sabemos que además de los cantos de sirena están las noches sin dormir, el no cobrar la nómina durante meses o años, la incertidumbre de no saber qué pasará no el año que viene, sino el mes que viene, el miedo… si el miedo,  las horas robadas a tu vida personal…

Así pues voy a lanzar un mensaje diferente que da título a este post: No emprendas. No soy nadie para dar consejos, pero tómate este post como un contrapost a los cantos de Sirena. Emprender es apasionante, te permite aprender de ti y de los demás cada minuto y te hace crecer como persona y como profesional.  Pero emprender no es para todos.. No es una moda, no es un concurso de televisión, es un compromiso serio con tu equipo , con tu familia, con tu proyecto..  Así pues no emprendas:

  • No emprendas sí crees que tu idea vale más que todo el esfuerzo que vas a necesitar para ponerla en marcha.
  • No emprendas si crees que va a ser fácil.
  • No emprendas sí crees que te van a llegar ayudas por ser mujer o joven o por cualquier razón caída del cielo.
  • No emprendas sí no piensas pedir ayuda a nadie. 
  • No emprendas sí no eres capaz de manejar la incertidumbre y vivir en ella
  • No emprendas sí tu tolerancia al riesgo es pequeña: El dinero que vas a arriesgar no será de un inversor ajeno. Antes arriesgarás el tuyo y el de tu familia.
  • No emprendas sí no quieres ceder una buena parte de tu vida personal al trabajo.
  • No emprendas, si no estás preparado para fracasar… varias veces
  • No emprendas si crees que emprendiendo vas a tener más tiempo libre.

Autora: Begoña Miguel
Blog: http://begonamiguel.tumblr.com/

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario