Cómo cambiar tu percepción del riesgo

Por Rajashree Karwa, co-fundadora de Velvet Aroma. Traducción de Sara Tendero.

Estamos en esa época del año otra vez. Sí, es hora de pensar en nuevos propósitos para el año que ahora empezamos.

Como mujer emprendedora, me gustaría sugerirte uno, que si realmente se lleva a la práctica, debería elevar tu carrera.

Haz un pequeño cambio en tu percepción del riesgo.

“Quién no arriesga, no gana”. Todos hemos escuchado alguna versión de este refrán. Como mujeres, a todas nos han dicho que necesitamos empezar a tomar más riesgos en nuestras carreras. Algunos incluso dicen que somos más adversas al riesgo que los hombres y por eso tenemos que luchar contra este instinto.

Durante gran parte de mi vida he creído que riesgo significaba dos cosas:

  1. Tomar acción implica exponerte a riesgo
  2. Generalmente, implica encontrarse en una situación incómoda: aquellas que ponen nervioso, se te acelera el corazón y te expone a potencial fracaso.

Cuando me he encontrado en ese tipo de situaciones, sabía que estaba tomando riesgos. Tomar riesgos es bueno.

Es el camino al éxito. He utilizado ambos principios una y otra vez y las cosas me han ido bien. Saqué buenas notas en el colegio aunque hacía muchas actividades extra escolares. Fui capaz de conseguir buenos empleos y fui buena trabajadora. Todo iba bien y sentía que tomar riesgos era la opción correcta.

Pero mi carrera no experimentó un crecimiento exponencial hasta que llevé los esos dos principios al extremo – mi nueva percepción del riesgo implicaba:

  1. El no actuar es un riesgo en sí; la inacción pone en peligro todo el potencial y la parte positiva de tomar riesgos.
  2. Darle demasiada importancia a la sensación incómoda que conlleva el riesgo es una distracción y reduce la eficacia con la que se puede tomar riesgos.

Fue cuando empecé a aplicar estas nuevas ideas en mi carrera que me encontré tomando decisiones totalmente distintas. De repente fui capaz de hacer más y de ponerme en situaciones bastante incómodas.

¿Lo mejor de todo? Las cosas fueron empezaron a ser más fáciles. Concentrarme en los aspectos positivos del riesgo ayudo a que las sensación incómoda se convirtiera en algo anecdótico en vez de ser la parte principal de tomar riesgos. Además, la inercia no tomar riesgos empezó a tener un peso mayor en mi análisis de riesgo.

Un buen ejemplo es mi propia experiencia cuando trabajaba en una start up de fondos de riesgo.

Cuando se me presentó la oportunidad de trabajar para una empresa de fondos de riesgo como una ingeniera de software, sabía que iba a ser duro. Tendría que trabar largas jornadas que acabaron siendo largas noches. No habría lugar para una vida equilibrada. Sería la única mujer ingeniería del equipo. Iba a sufrir estrés, y lo más seguro es que se iba a convertir en mi día a día durante años.

Habían grandes posibilidades de fracaso. Conocía a varias personas que les había pasado. Sé de hombres y mujeres inteligentes que habían abandonado o que les habían despedido sólo unos meses después de haber empezado a trabajar. Además, sentía que estaba poniendo en riesgo todo lo que había conseguido en mi trabajo actual después de tanto esfuerzo. En aquel entonces tenía un buen trabajo con una carrera sólida por venir. Había cursado la mitad de un master que no podría continuar. Eran varios los aspectos personales y profesionales que tenía que rehacer.

Aún y con los riesgos y la posibilidad de fracasar, aun con todo lo malo que pudiera ocurrir, decidí aceptar el trabajo. Y no sólo eso, me mantuve firme día a día durante años convirtiéndome así en la única mujer socia de la empresa.

Estoy convencida de aplicar ese pequeño cambio en la manera en qué percibía el riesgo en el día a día me permitió convertirme socia en la empresa de fondos de riesgo. Esto ahora me lleva a transformar mi pasión por la cocina y la tecnología en mi propio negocio, Velvet Aroma.

Así que para este año que ahora empezamos, en vez de proponerse ir al gimnasio más a menudo, por qué no hacer cambios más dramáticos en tu carrera haciendo suaves modificaciones en cómo vemos el riesgo en nuestra vida diaria.

¡Feliz año nuevo!

Sobre la autora: Rajashree Karwa es la co-fundadora de Velvet Aroma, una empresa que inspira a cocinar a través de crear una revista culinaria digital personalizada y un libro de cocina. Su carrera incluye varios años de liderazgo en la industria de las finanzas y de comunicación incluyendo ser socia en la firma de fondos de riesgo de Los Angeles. Síguela en Twitter en @velvetaroma.

Puedes leer el post original aquí.

Obtenido de: www.ellas2.0rg

Esta entrada fue publicada en Artículos Emprendedores, Motivación y actitud. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario