4 COSAS QUE NO TIENEN NADA QUE VER CON LOS EMPRENDEDORES ¿O SI?

Me sorprende la incapacidad del ser humano de ver la oportunidad en algunas ocasiones. Me viene esta idea a la cabeza, cuando se estrena la última entrega de Harry Potter. No se dónde leí una vez que el editor de J.K. Rowling le dijo que si seguía escribiendo para niños no se haría rica nunca. Sólo su necesidad, su fe en sí misma y sus ganas de hacer lo que hacía, le llevaron al éxito más grande que podría haber imaginado.


Me sorprende la incapacidad del ser humano de ver la oportunidad en algunas ocasiones. Me viene esta idea a la cabeza, cuando se estrena la última entrega de Harry Potter. No se dónde leí una vez que el editor de J.K. Rowling le dijo que si seguía escribiendo para niños no se haría rica nunca. Sólo su necesidad, su fe en sí misma y sus ganas de hacer lo que hacía, le llevaron al éxito más grande que podría haber imaginado. 

La cabezonería , en muchas ocasiones, es una gran virtud en un emprendedor.
Recuerdo de niño que, en mi pueblo, en la calle principal, había una zona en la que fracasaban todos los negocios que se pusieran. Nadie hacía otra cosa que abrir una tienda y esperar a que la gente entrara. Si no entraban, se cerraba el negocio y en paz y con pérdidas. A nadie se le ocurrió jamás hacer nada nuevo, distinto, re-creativo. Y todo funcionaba como tenía que funcionar: directo al fracaso. Y todo el mundo explicaba el fracaso del negocio que fuera porque había sido puesto en la zona donde nada funciona, ¡lógico!

Magnifica virtud, para un emprendedor, la i-lógica.
Cuando era niño recuerdo con nostalgia que los lunes iba a «La Caja» a ingresar, en mi cartilla de ahorros, lo que me había sobrado o había conseguido guardar, del fin de semana. Recuerdo la tranquilidad, el sosiego, la amabilidad de esa oficina y de su cajero. No había comisiones, había un gran respeto por los pequeños inversores como yo era y había un ambiente de ánimo y de orgulloso placer en el ahorrar unas «pesetillas» e ingresarlas en «tu» cartilla y verla crecer.
Magníficas virtudes para un emprendedor la humildad, la tranquilidad, el sosiego, la amabilidad, el respeto por los grandes y, también, por los pequeños.
Por último, y en estos días en que hace un año que un grupo consiguió romper el maleficio del futbol español, resaltar otras caracterísiticas de los emprendedores, además de las ya vistas: juego limpio, no-violencia, no contestar al adversario ante sus provocaciones, la paciencia, la visión del objetivo final, la importancia del grupo, preocupación por cada miembro del equipo, confianza en el lider o entrenador, equilibrio, sobriedad, etc..

http://youtu.be/ymE3S3XbMuE

Fuente: http://iesyfol.blogspot.com/

Blog del profesor Epifanio Quiros

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario